Características que debe tener un buen colchón

Cuando es de elegir un colchón nos asalta una serie de dudas, ¿qué colchón elegir? ¿Colchones para diferentes edades? ¿Cuál es el que necesito? Son varios aspectos que hay que considerar antes de adquirir uno. En este post te enseñaremos cuáles son características que debe tener un buen colchón.

Según la Asociación Europea de Fabricantes de Camas, los españoles cambian su colchón en una media de cada 12,6 años, cuando en realidad deberían hacerlo cada 8 a 9 años.  Son muchos los beneficios que se obtienen cuando se duerme bien, por ejemplo ayuda: al corazón, a mejorar la circulación sanguínea; el sistema nervioso, el metabolismo, el cerebro, la piel y los ojos. Si al levantarte de mañana  sientes que los músculos te duelen o están tensos seguro ya debes cambiar de colchón.

Elegir un colchón es muy subjetivo porque cada persona tiene sus gustos, pero debes saber que su elección es determinante. Te encontrarás con una serie de dudas cuando te embarques en la búsqueda de uno que encaje contigo.

Características de un buen colchón

A la hora de elegir un buen colchón debes tener claro que no solo el material determina que sea el mejor de todos, en ese aspecto, hasta hay diferencias en las opiniones entre especialistas, consumidores y fabricantes. Es importante que tomes en cuenta las recomendaciones para elegirlo, pero sin lugar a dudas la forma de probarlo es que te tumbes en él por unos 10 minutos para determinar su confort.

Un buen colchón

Un buen colchón debe contar con transpirabilidad

El aire debe circular sin problema porque es parte del confort y de la conservación de sus propiedades. Por lo cual, los colchones menos transpirable son: los de núcleo cerrado (espuma HR, látex y viscoelástica), aunque en la actualidad aquellos de estructura de células abiertas cuentan con una buena ventilación que en el pasado. Además, los colchones de muelle tienen mayor transpirabilidad, tanto los de muelle ensancados o el clásico Bonell.

Mantienen una buena temperatura

Cuando el colchón tiene una buena transpirabilidad su temperatura es mejor, más fresco se siente. Sin embargo, para aquellas personas que sufren de calor también existen colchones que tienen incorporados partículas de gel que hacen reducir su temperatura.

Un buen colchón debe tener firmeza y suavidad

La firmeza y la suavidad viene siendo la adaptabilidad del colchón. No obstante, en la actualidad resulta una cantidad de combinaciones de materiales para darle ese bienestar al consumidor. Por ejemplo, se puede lograr encontrar en el mercado espumas muy firmes, y muelles combinados con otros materiales que dan la sensación de confort adecuado, suave pero firme.

Un buen colchón debe pasar la prueba en la tienda

Cuando vayas a probar un colchón en la tienda procura llevar contigo ropa cómoda y el tiempo necesario para percibir las sensaciones del colchón. En este sentido, debes dejar la vergüenza a un lado y si tienes que quitarte los zapatos en la tienda y tomarte tu tiempo tumbado en el colchón, hazlo. Ten en cuenta probarlo estando acostado en varias posturas, sobre todo la que normalmente adoptas al dormir.

Por otro lado, es necesario que aprendas a reconocer los tipos de colchones para que cuando vayas a adquirir uno sepas qué características mantiene cada uno de ellos, con base en su fabricación, propiedades y materiales.

Qué tipos de colchones hay

Un buen colchón de muelle ensancados

La estructura de este tipo de colchón está conformada por muelles dispuestos de manera independiente, cubiertos por una capa de tela. De esta manera, cada muelle actúa de manera independiente, lo cual permite que los movimientos se hagan con libertad. Para aportar el confort adaptabilidad y transpirabilidad a este tipo de colchón se aplican sobre la base de los muelles ensancados espuma HR o viscoelástica.

Los de espuma HR  (HIGH RESILIENCE)

Este tipo de colchón tiene un núcleo a base de espuma de célula abierta, suelen ser colchones adaptables y vienen con diversos confort (suave, medio y firme). Además, a estos tipos de colchones se le aplica al núcleo una variedad de tejidos acolchados y varias capas de confort. Los colchones con espuma HR no deben ser necesariamente suaves.

Un buen colchón con núcleo de látex

Los colchones con núcleo de látex están hechos de una resina que se encuentra en una variedad de árbol particular. De hecho, el material tiene propiedades hipoalergénicas y es natural, aunque también se encuentran de material sintético. Como es un material elástico son recomendables para sumiere articulados. Este tipo de colchón resulta muy pesado, así que para voltearlos cuesta mucho. También se acopla bien al contorno del cuerpo del durmiente, el cual le ofrece mayor firmeza que la viscoelástica.

Colchón viscoelástico

Colchón viscoelástico por completo, no existe en su totalidad, porque ellos requieren de un soporte para mantenerse firme. Por lo general, para proporcionarle esa firmeza se combina con espuma HR. El material que más adaptable que se conoce es el “memory foam”, el cual responde bien al calor y los puntos de presión en las zonas de peso los reduce.

Un buen colchón de muelle Bonell

El más clásico de los colchones de muelle presenta un alto grado de transpirabilidad, y cuenta con varias capas de materiales que le dan confort a su estructura. Por lo general, resulta un tipo de colchón muy económico.

Elegir un buen colchón para ti

Para que elijas el colchón que en verdad necesitas debes tomar en cuenta las siguientes interrogantes:

  • ¿Duermes solo o acompañado? Hay colchones que aportan mayor independencia de movimiento.
  • ¿Eres alto, medio o bajo? Asegúrate que los pies no queden fuera del colchón.
  • ¿Cuánto pesas? Si eres una persona muy pesada, el colchón debe proporcionarte firmeza. Ahora bien, las personas delgadas deben optar por colchones con mayor flexibilidad, para que distribuya mejor el peso.
  • ¿Es un colchón para ti, para invitados o para una segunda residencia? Lógico saber que la calidad de un colchón para cualquiera de esos fines no necesariamente debe ser la misma; porque no es lo mismo usarlo frecuentemente que de vez en cuando.
  • ¿Con qué postura duermes? Si tu postura es de soldado o de estrella de mar te aconsejamos un colchón un poco más duro. Entre tanto, si la postura es fetal o de tronco es mejor un colchón con menos firmeza, para darle comodidad al hombro.

Deja una respuesta